La amenaza para el medio ambiente de las cápsulas de café

Las máquinas de cápsulas de café funcionan con pequeños envases de plástico o aluminio contienen que contienen la cantidad exacta para que una máquina produzca una taza de esta bebida. Son 6 gramos de café en un envase de 3 gramos.

Empresas como Nespresso, están recibiendo críticas de quienes consideran estas cápsulas una amenaza para medio ambiente.

Como parte de su política medioambiental, el mes pasado la ciudad alemana de Hamburgo prohibió la compra de productos contaminantes o componentes del producto con fondos públicos.

No sólo los políticos alemanes se sienten así.

Una encuesta hecha en el Reino Unido por la revista de consumo “The Grocer“indica que uno de cada diez británicos cree que “las cápsulas de café son muy malas para el medioambiente”.

Importantes medios de comunicación se pusieron en contacto con los productores de cuatro máquinas populares: Bosch, que hace Tassimo; Nescafé, que hace Dolce Gusto y Nespresso, y Philips, responsable de las Senseo.

Phillips y Bosch le dieron a la BBC el contacto de las compañías que hacen los envases, las cuales no respondieron.

 

Fuente: BBC